domingo, 24 de mayo de 2009

ALBERTO LAURO


Querida amiga Nora: Remiso como he sido hasta ahora, y durante muchos años, a publicar mis versos, casi siempre por imperativo de amigos, no he podido dejar de complacerte cuando me has pedido un poema inédito para tu blog.

       En el número de este mes de la Revista Encuentro de la Cultura Cubana, que se edita en Madrid, en la que colaboro desde sus inicios, aparecerá mi poemario inédito íntegro Cartas no enviadas. Desde 1994 en que llegué a España como exiliado desde La Habana y la Editorial Betania dio a conocer Cuaderno de Antinoo, no he publicado poemario alguno aunque sí  han aparecido, muy esporádicas, colaboraciones mías en revistas y antologías de España, Estados Unidos, Colombia Y otros países latinoamericanos.

     Hace unos días, después de una sobremesa con buenos vinos y en compañía de nuestra amiga, la escritora española María Sangüesa, me hiciste reflexionar sobra la escritura y sus implicaciones. Ahora te respondo además con dos citas de autores clásicos, que quiero compartir contigo y tus lectores:

 

“Si yo escribo, ¿cómo lo recibirá la posteridad? Si un autor desde un principio teme decir algo que dura más allá de su propia vida y época, entonces, las cosas producidas por un espíritu tal serán necesariamente imperfectas y ciegas como abortos, no serán capaces de llegar a la perfección para asegurarse renombre en la posteridad.”

                                                         Longino (“Sobre lo sublime”, 14 y 30)

“Con que una vez algo haya sido puesto por escrito, las palabras ruedan por doquier, igual entre entendidos que como entre aquellos a los que no les importa en absoluto” 

                                 Platón  (“Diálogos: Fedro” 274c-275e)

   Es para mí un placer darte este poema inédito que en su día le dediqué  a la gran poeta, también peruana como tú, Blanca Varela, cuando invitada por la Residencia de Estudiantes de Madrid pude tratarle, aunque ya conocía su obra desde que muy joven encontré un libro suyo en una de mis dos estancias en la casa del poeta cubano José Lezama Lima. El texto forma parte del poemario Hijo de mortales, que aparecerá finalmente este año en Madrid. Los primeros textos datan de 1987 y los últimos han sido escritos recientemente. Gracias por tu amistad. Tu poesía tiene esa luz de tus ojos que brilla como fulminada paloma de luz, desafiando tormentas y huracanes, y lleva en cada pupila un diamante ancestral y virgen, que después de lunadas, resplandece cual rocío inmarcesible entre las ruinas incas.


NegritaNUEVAS CANCIONES DE ORFEO

                                             A Blanca Varela.

Yo

        Orfeo

Voy ciego y solo

Del fuego a la tiniebla

Del espanto al dolor

De la noche al cementerio

Del abismo al abismo del barro

           Sin cuerpo

                 Sin alma

Palpando con mis manos

Los huesos de otros que ya han muerto muertos

Alabando al sol

Con cristal de labios rotos

 

Yo

         Orfeo

Cantor de sombras

Hijo de sombras

Mendigo errante de las sombras

Busco a alguien entre brumas

Laberintos      cuartos oscuros     tinieblas

Preguntando qué es el amor

Dónde ha ido          fuego fatuo

Qué silencio lo sepulta

Yo que me he mirado en sus temibles ojos

Que estuve alguna vez vivo

Únicamente en ellos

Espero a qué cruel lazarillo

Para guiarme entre ruinas

Y tenderme trampas

Dádiva de anhelos insepultos

Imposibles sueños

 

Dirán

            Ahí va Orfeo

Antes brillante cantor

Virtuoso ejecutante de la cítara

Y el arpa de fiebre

El de la voz sublime

Ahora con lamentos

Aeda de lo Oscuro

Huésped del Hades

Príncipe de la soledad

Heredero del abandono

Y sólo las sombras

Saben que he amado

 

Qué hacer

Si el otros es ahora vacío

Cómo darle luz a la llama extinta

Con qué brisa alimentarla

Arrebatársela al hastío

Cuándo    dónde     por qué

Dije lo que no dije y sentí lo que sentí

 

Esculpir la estatua decapitada del amor

Esa mano cae

        Ese rostro es ausencia

Y olvido en el mar de la noche

Arrastra cuerpos

A la orilla de qué playas

 

En el deseo

Todos mis navíos se hundieron

Sin brújula

                 Sin Norte

Los voy reconociendo

Sólo veo náufragos

Sobre la arena

Las bocas de los muertos

Dicen mi nombre

Están cantando mi canción

Han hecho suya mi voz

Los siento    los oigo      los palpo

La ceniza del infierno es ya mi adiós

Y ese himno

Que olvidarán los hombres

Cuerpos dormidos

En los embates de la memoria de la sangre

 

Los cuerpos de los que amé dónde están

Cuándo se fueron

En qué arpía ahogan su furia

Negando a los que en otro tiempo

Me dieron su sed bajo la lluvia

La nieve       el fuego

Eran de hiel y rencor sus abrazos

Dónde has ido

      el esperado

Ahora que ya no intento retenerte

 

Despierto con sed

Con estos ojos de arena

Este rostro de madera carcomida

Y en mi alma el incorrupto diamante

Hallado en el desierto

Ilumina a Nadie

Hecho del crisol del carbón de mi destino.

Como pájaros huimos

Despavoridos      sin  mañana      sin sueño

Sin vuelo ya      ni aire

Flotando en la nada        la tormenta

Es el ojo de un inmenso ciclón

 

Qué espanto

La cercana primavera.

Como  inútil      absurdo

Torpe pájaro sin vida

Hablo aún mientras

Desnudo desciendo a los infiernos

Al Hades que es la ausencia

Cada día

            Cada instante

En que la estrella se apaga

En la baba del cíclope tuerto

Allí donde en silencio

Para siempre callarán

La voz

                El canto

                                La palabra.


ALBERTO LAURO, (Holguin,Cuba, 1959). Poeta y escritor. Licenciado en Letras por la Universidad de La Habana. Bibliotecólogo. Dirigió en Holguin el Taller Literario “Pablo de la Torriente” (1981-1986). Trabajó como guionista de radio y televisión en el Archivo Nacional de Cuba y en el Museo de la ciudad de La Habana. Ha obtenido mención del Premio David de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (1981), Premio Mirta Aguirre de poesía. Revista Muchacha, (1983). Mención y Primera Mención de poesía del premio El caimán barbudo, (1985-1986) Premio Literatura-86 de Poesía. Premio de La Ciudad de literatura para niños y jóvenes (1987 y 1989). Mención del Premio La edad de Oro. Ministerio de Cultura, (1989). Primera Mención del Premio LLama de Amor viva; Revista vivarium del Arzobispado de La Habana, (1991). Con poemas y artículos ha colaborado en Unión, Letras cubanas, El caimán barbudo, Santiago, La Gaceta de Cuba, Quimera (Barcelona), Diálogo (México), La Urpila (Montevideo)Linden Lane Magazine (New Jersey, Babel (Portugal), Cuadernos de poesía nueva (Madrid), Revue noire (París), entre otras. Autor del poemarioCon la misma furia de la primavera (1987) y de los libros para niños. Los tesoros del duende (1987) y Acuarelas (1990), todos premiados en Cuba. Además de la plaquette Parábolas y otros poemas (Barcelona, 1987). Aparece en las antologías de poesía editadas en Cuba: Como jamás tan vivo (1987), Andará Nicaragua (1987), Mi madre teje el humo de los días(1990) y en Un grupo avanza silencioso (UNAM, México, 1990), entre otras. Su ensayo “Eliseo Diego entre la penumbra y la luz” fue publicado en: Acerca de Eliseo Diego (Letras Cubanas, La Habana, 1990). Obtuvo el Premio Odisea de Novela con “En brazos de Caín” en 2004. Reside en España desde 1993

lunes, 18 de mayo de 2009

Cadenas de Voz, Alfa y Omega (mis poemas)

Negrita
CADENAS DE VOZ

I

El tiempo es testigo
Del destino hecho de instantes
Que alumbra la estación
Tras las huellas de una cabalgata

Y aún en el fragor de las distancias
Seguirá tu canto.

II

Tiene el rostro
Mojado en la penumbra
Con un cuerpo de una tonelada
Incapaz de moverse
Su mente escucha
tu música interior

Rescátala del silencio
Y será pluma danza agua
tu fuego final.

III

Llámame
Multiplícame con tus acordes
No seré otra si no tuya
en la marea

Acciona tus pensamientos
Que se escapan como el aroma de los leños
Árbol de las quimeras
en ataúd.

Que te importa si está desolado
Violencia de cal.
Ilusa eres como una pesadilla.

En el desierto
Se ahogaba esa semilla
Otros ojos la fecundaron
Encanto que la multiplicó
en poesía.

Águila de tierras fértiles y amargas
Ya no quiero tus alitas
Ni que me llames nunca
No me interesa tu voz.

Mi vuelo es una serenata a tus cadenas.



ALFA Y OMEGA

Un beso
Encadenó ríos
A un solo cauce
Amante de un curso
perdido entre las aguas

Quién estará ahora en la corriente
mientras ese gorrión
Fluye en otros escenarios

Deja, ya fueCursiva
nada se puede detener
No tiene remedio.

LOS  RITOS, JACK Y LA POESÍA

 Esta secuencia renueva mi espiritu al trascender y purificar  mi existencia en el tiempo junto con dos poemas mios Cadenas de Voz y Alfa y Omega . En dos  fotos me  acompaña mi entrañable Jack  (http://jackdisneyalarcon.blogspot.com/) 
que es el inicio de mi apertura  a mi amor de  madre con el que invento mil motivos para ser feliz  aun en la  distancia.

 El zorro le pidió al principito que: tenía  que ir  a las citas  a la misma  hora, pues "si vienes a horas  distintas, no sabré cuando empezar a preparar mi corazón... Los  ritos son imprescindibles.
- ¿ Qué  es un rito? - dijo el principito-
- Es algo también  ya muy olvidado - dijo el zorro-  Es lo  que hace que un día sea diferente  de los demás,  y una hora  de las otras.

 Los seres humanos  creamos, elaboramos, vivenciamos  ritos  que nos humanizan para celebrar nuestra existencia desde los detalles , nacimientos y muerte.  O el hecho de haber compartido tantas cosas o solo un día  juntos, un café, un vino, ver las puestas de sol y recordarlo  a la distancia   qué se yo... los afanes  de la comunicación o tal vez  todo lo que un día dejamos  pasar tristemente a pesar de tanto amor... condenado al olvido.   En fin o simplemente dándole la bienvenida a nuevas escenas en nuestras vidas.

        ¡Un brindis por los ritos!

                                                       Norita  Lucero por  siempre